Lexico

LexicoNB

Agricultura Orgánica o Ecológica

Cuando se habla de agricultura orgánica o ecológica, no se refiere a la planta cosechada en sí, sino a la materia orgánica y la vida ecológica del suelo donde creció. O sea, todas las extraordinarias interacciones que ocurren en un suelo vivo, entre la microfauna y flora.

howardcitationFue el británico Sir Albert Howard (1873-1947) quien estableció por primera vez las bases de la agricultura orgánica. A lo largo de 40 años de observaciones e investigaciones en la India, destacó la importancia del uso de la materia orgánica y el mantenimiento de la vida biológica del suelo para el éxito sostenible de un sistema agrícola. Los procesos ecológicos observados en la naturaleza (bosques, océanos, etc.) representaban para él una fuente inagotable de enseñanzas para el manejo de un agroecosistema.

Aquí les dejamos algunas citaciones de una de sus obras primas Un Testamento Agrícola, publicada en 1940 (para leer mas en español o en inglés):

“La característica principal del cultivar de la naturaleza se puede por lo tanto resumir en algunas palabras: la madre tierra nunca intenta cultivar sin la acción viva. Ella levanta siempre cosechas mezcladas tomando grandes recaudos para preservar el suelo y prevenir la erosión. Los restos y residuos mezclados de vegetales y animales se convierten en humus. No hay basura. Los procesos de crecimiento y los procesos de decaimiento se balancean uno con otro. Existe un fuerte consenso para mantener grandes reservas de fertilidad. El mayor cuidado se toma para almacenar la precipitación. Las plantas y los animales se protegen contra la enfermedad.”

“La naturaleza nunca ha encontrado necesario diseñar el equivalente de la máquina de rociadura y del aerosol del veneno para el control de insectos y de parásitos fungosos. No hay nada parecido a vacunas y sueros para la protección de la acción viva. Es verdad que todas las clases de enfermedades deben ser encontradas aquí y allí entre las plantas y los animales del bosque, pero éstas nunca asumen proporciones grandes. El principio seguido es que las plantas y los animales pueden protegerse muy bien aun cuando los parásitos se encuentran en su medio. La regla de la naturaleza en esta materia es vivir y dejar vivir.”

Según la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM), la agricultura orgánica se basa en cuatros grandes principios:

♣ el principio de salud: “la agricultura orgánica debe sostener y promover la salud de suelo, planta, animal, persona y planeta como una sola e indivisible”; ♣ el principio de ecología: “la agricultura orgánica debe estar basada en sistemas y ciclos ecológicos vivos, trabajar con ellos, emularlos y ayudar a sostenerlos”; ♣ el principio de equidad: “la agricultura orgánica debe estar basada en relaciones que aseguren equidad con respecto al ambiente común y a las oportunidades de vida”; ♣ el principio de precaución: “la agricultura orgánica debe ser gestionada de una manera responsable y con precaución para proteger la salud y el bienestar de las generaciones presentes y futuras y el ambiente” (ver más aquí).

En el Perú, la “actividad orgánica”, tal como definido en la ley, tiene un significado mas restringido:

“Toda actividad agropecuaria que se sustenta en sistemas naturales, que busca mantener y recuperar la fertilidad de los suelos, la diversidad biológica y el manejo adecuado del agua. Excluye el uso de agro-químicos sintéticos, cuyos efectos tóxicos afecten la salud humana y causen deterioro del ambiente, y descarta el uso de organismos transgénicos” (ver más aquí).

Agricultura Orgánica o Ecológica

Agroforestería o Sistemas Agroforestales (SAF)

Como lo indica la propia palabra, la agroforestería es simplemente la interacción entre árboles y cultivos agrícolas, en una misma área.  Simple, pero ojo, hay 1001 maneras de plantar o tener árboles en un campo. Se pueden plantar en setos, alrededor de una parcela, o a dentro entre los cultivos agrícolas. Se pueden plantar antes, después o junto con el cultivo agrícola. Se pueden plantar 10, 100 o 1000 árboles por hectárea. Se puede plantar una sola especie o una diversidad grande de árboles. También, en lugar de plantarlos, se pueden dejar árboles que ya existían en el terreno dónde se va cultivar. Etc. Etc. ETC. y todos estos diseños son sistemas “agroforestales” (SAF).

 Si todos son sistemas agroforestales, no todos son iguales en términos de funciones y servicios ecosistémicos. ¿En términos de qué? ¿Por qué? Ok. Vamos. Paso por paso.

arbolesyserviciosecosistémicosMB

Los servicios ecosistémicos proporcionados por los árboles en un campo agrícola

Paso 1. El árbol y los servicios ecosistémicos. Nadie puede contradecirnos cuando decimos que, un árbol, en sí, es una “invención” genial, una “bendición” extraordinaria. Primero, nos ayuda bastante a nosotros animales, transformando carbono (CO2) en oxígeno (O2). Segundo, nos da una sombrita fresca, rica y gratuita siempre que la necesitamos. Tercero, es capaz de hospedarnos y alimentarnos tanto a nosotros humanos pero también a las aves, abejas, hormigas, monos, etc., etc., ETC. También presta servicio al suelo, dándole estructura con sus raíces y materia orgánica con la caída de sus hojas y ramas. Transpirando, el árbol deja el clima más húmedo. Y claro, muchos árboles llegan a darnos medicina, fibras, y un buen material para nuestras casas. El árbol, por su belleza natural y su fidelidad, nos inspira o nos tranquiliza. Con su generosidad sin límites y sus diseños locos, nos ayuda, nos divierte.

Todos estos “servicios”, los llamamos, en la jerga, “los servicios ecológicos” o “ecosistémicos”.

 Paso 2. El árbol en el campo agrícola. Como lo pueden imaginar, un árbol lleva consigo estos servicios dondequiera que se encuentre: en el bosque, en el jardín de una casa, el parque de una ciudad o en una parcela agrícola. Nuestros ancianos campesinos lo sabían muy bien, pero, con la famosa “revolución verde” de la agricultura del último siglo, el árbol ha sido ampliamente y fríamente despedido de muchos paisajes agrícolas. Motivos: “ocupan demasiado espacio”, “compiten con los cultivos”, “molestan nuestra maquinas”, etc. Conclusión: “¡Fuera! al bosque!”. Ahora frente a los problemas de cambio climático, de-forestación, degradación de los suelos agrícolas, pérdida de biodiversidad, etc., etc. ETC., nos dimos cuenta que los árboles sí tenían un lugar en los campos y los estamos llamando de vuelta. “Tras reflexionar, ¡ayúdennos! …;)

En el Perú, mientras uno se aleja de la costa y de sus zonas de cultivos intensivos, todavía se encuentra la cultura de la agroforestería:

 Paso 3. Sistemas agroforestales y sistemas agroforestales (SAF). Siguiendo nuestras intuiciones matemáticas, no les va sorprender si les digo que un SAF con 10 árboles por hectárea tiene grandes posibilidades de no tener el mismo impacto ecológico que un SAF de 100 o 1000 árboles por hectárea. Ahora entre un SAF de 100 árboles de la misma especie y otro de 50 árboles de 20 especies diferentes. ¿Qué opinan? ¿Uno está mejor que el otro? Bueno, en realidad, mucho va depender de lo que se está buscando… ¿más rendimiento? ¿más seguridad alimentaria? ¿más equilibro ecológico? ¿una sombrita nomás? ¿más captación de carbono? ¿más biodiversidad? ¿un suave balance de todo? En estas cuestiones está nuestra sociedad ¿no?

 En ManoaBoca, dos “familias” de agroforestería nos interesan particularmente. La primera es la agroforestería sucesional y la otra es la forestería análoga. Ambas tienen como principio básico el de imitar el bosque natural.

ernstgotsch

Ernst Götsch es un campesino-investigador suizo que vive en Brasil hace más de 30 años. Ha logrado recuperar y reproducir en su chacra, en el estado de la Bahía, un agro-ecosistema muy diverso y dinámico en perfecta sintonía con la “Mata Atlántica”. Referente en el área agroforestal, su sabiduría ha inspirado muchos campesinos y organizaciones brasileños.

 La idea de la agroforestería sucesional es simple: imitar el proceso ecológico de sucesión natural que ocurre en los ecosistemas naturales. O sea; cuando un bosque sufre un incendio, una tempestad, inundación o algo que altera la estructura de su ecosistema, la naturaleza tiende poco a poco a recuperar sus derechos ¿de acuerdo?, y ¿cómo lo hace? Primero, el área afectada es naturalmente colonizada por plantas que llamamos “pioneras” que, en general, toleran condiciones difíciles (exposición al sol, viento, etc.) y no son muy exigentes en términos de nutrientes.  Estas pioneras (muchas son fijadoras de nitrógeno) van a mejorar el suelo y proporcionar una protección natural (sombra, rompe-viento, etc.), que permitirá el crecimiento de otras plantas más exigentes. Es la primera etapa de la sucesión natural. Luego, estas plantas más exigentes ocupan el espacio y desaparecen parte de las plantas pioneras. Es la fase secundaria del proceso de sucesión. En un sistema agroforestal sucesional, el campesino busca reproducir y acelerar estos procesos ecológicos y asociaciones de plantas, según sus propias condiciones geo-climáticas. Requiere: 1. una observación fina del entorno natural, de modo que pueda identificar las especies y asociaciones de plantas más adecuadas a sus condiciones, y 2. Un manejo atento y regular para mantener la dinámica del agro-ecosistema creado.

“Todo el problema empezó cuando comenzamos a querer dominar la naturaleza en vez de cooperar con ella. Cada especie tiene su función, con sus mecanismos fisiológicos para cooperar, crear más abundancia, vida y complejidad en su entorno. Nuestra principal función biológica es esparcir semillas.” Ernst Götsch, extracto del reportaje Neste chão, tudo dá (en portugués, con subtítulos en inglés)

No voy a preguntar “¿que puedo sacar?“, voy a preguntar “¿que puedo hacer para que este lugar se vuelva más rico?“. No voy a plantar fréjol para tener fréjol, ¡sería lo más absurdo! Voy a pensar lo que puedo hacer para que mi deseo de tener fréjol sea algo benéfico para todos. “Ah el fréjol puede ayudar el árbol a crecer, convive con el maíz“. ¡Puede ayudar a cultivar yuca! Entonces para tener yuca, ¡siembro maíz, fréjol, y a parte de la yuca, siembro piña por ejemplo, y plátano! Y con estas plantas todas, tengo el mejor vivero para sembrar árboles…¡voy a sembrar un bosque! Al final, voy haber sembrado un maravilloso bosque, ¡sin ningún insumo! O sea, el fréjol no es nada más que un sub-producto de mi intervención.” Ernst Götsch, VII Congreso brasileño de Sistemas Agroforestales, 2009

La forestería análoga es muy similar a la agroforestería sucesional ya que también incluye como uno de sus ejes la imitación de la naturaleza y de la sucesión ecológica. Sin embargo, tiene la particularidad de que ofrece toda una metodología al campesino para ♣ observar los diferentes estratos y componentes del ecosistema natural en el cual se va a cultivar, ♣ comparar esta estructura con su propia parcela, y ♣ diseñar un plan de cultivo según la brecha. Les brindamos unas fotos del taller de Forestería Análoga organizado en 2013 por la Organización peruana Arbio junto con la Asociación Agricultura Ecológica, y la Red Internacional de Forestería Análoga.

Para más informaciones sobre la agroforestería en general: ICRAF (Centro Internacional de Investigación en Agroforestería – son presentes en Perú) y su definición en la ley forestal peruana actual. Sobre la agroforestería y los servicios ecosistémicos, les recomendamos especialmente los autores Ivette Perfecto, John Vandermer e Angus Wright y su libro Nature’s Matrix: Linking Agriculture, Conservation and Food Sovereignty (2009). Sobre la agroforestería sucesional en Brasil: agrofloresta.net o el Agenda Gotsch. Sobre la Forestería Análoga: la RIFA a nivel internacional y Arbio y AAE a nivel nacional.